Aumenta el confort y la seguridad vial.

Control automático de las luces de cruce.

La luz de marcha diurna automática enciende o apaga automáticamente durante el viaje la luz de cruce, en función de la luminosidad del momento. Se descarga al conductor y se incrementa la seguridad vial. El beneficio de confort para el conductor es muy considerable cuando la luminosidad varía con frecuencia, por ejemplo, al entrar y salir de túneles, pasos subterráneos o parkings.