Más seguridad al circular marcha atrás.

Una sencilla ayuda al aparcar y maniobrar.

La cámara de marcha atrás hace que el área que queda inmediatamente detrás del vehículo, y que no se puede ver directamente sin cámara, sea visible en un visualizador ubicado en el retrovisor interior. Con ello aumenta la seguridad al aparcar y al maniobrar, especialmente en situaciones estrechas en el tráfico, y se contribuye a minimizar daños del vehículo. La imagen de la cámara de vídeo se plasma en el retrovisor interior al ponerse la marcha atrás y se apaga automáticamente cuando el vehículo vuelve a emprender la marcha hacia delante.