La planta de nacimiento de la Mercedes-Benz Vito: el campeón oculto del País Vasco.

La fábrica de Vitoria lleva 65 años produciendo furgonetas. El secreto del éxito: la flexibilidad de la fábrica vasca de Mercedes-Benz Vans.

La capital de las furgonetas.

La historia de la furgoneta está vinculado al nombre de Vitoria. Hace 65 años se pusieron las bases de una serie de historias de éxito. Concebida originalmente como filial de Mercedes-Benz, el emplazamiento español mostró su enorme potencial con rapidez. Con los años, se estableció en Vitoria una fábrica que hizo realidad la furgoneta «hecha en Europa» y, desde 1986, con la estrella sobre el capó oficialmente. La fábrica también fue ganando importancia en la región año tras año. Actualmente, el porcentaje que aporta la fábrica al producto interior bruto vasco es de cerca del 5%, lo que la convierte en uno de los mayores y más importantes empleadores de la región, con 5.000 trabajadores.

De Europa y para Europa.

Hoy, como ayer, en Vitoria se producen exclusivamente furgonetas. Y así, el año 1996 marcó un hito: de la MB 100 se pasó a la Vito. Al mismo tiempo, se creó un pariente inmediato de la Vito en el segmento de turismos, primero como Viano, más tarde como Clase V. Las versiones Marco Polo y la eVito también se producen aquí. De Europa y para Europa: con ese lema, Vitoria es un ejemplo para todos los proyectos de industrialización de Mercedes-Benz Vans en todo el mundo. La fábrica exporta sus conocimientos a las fábricas de Argentina, China y EE. UU. en forma de soporte técnico.

Flexibilidad española.

Vitoria es, ante todo, un ejemplo de flexibilidad. Justo al lado de la fábrica hay edificios de oficinas, montaje final, almacén de carrocerías, carrocería en bruto, pintado y un parking para vehículos eléctricos, con una superficie total de más de 600.000 metros cuadrados. Llama la atención, por un lado, el nivel de automatización de hasta el 97% (carrocería en bruto) y, por otro, la gran variación en la producción: la planta produce tanto furgones de bajo coste como furgonetas premium de gama alta en una sola línea de producción. Para mantener ese estándar, se han invertido ya 190 millones de euros para la nueva generación de productos y 86 millones de euros adicionales en movilidad eléctrica. 

 

Mercedes-Benz en el País Vasco.

La fábrica de Vitoria lleva el nombre de Mercedes-Benz desde 1986.    

Fabricando la Vito: de la primera chispa a la furgoneta terminada.

Las carreteras de todo el mundo ya no se pueden imaginar sin la Vito. Echamos un vistazo entre bastidores para mostrar los puestos en la cadena de montaje esenciales en la producción: fundición, carrocería en bruto, pintado, montaje y acabado. Un conjunto perfectamente armonizado para llevar a la carretera el popular vehículo multiusos.  

Hacia el futuro sin concesiones.

Las versiones de equipamiento, carrocería y cadena cinemática que se fabrican en Vitoria permiten conseguir millones de posibilidades y suponen un reto para los trabajadores y para la logística. Cada día se producen más de 600 vehículos en dos turnos. Para la nueva década, la fábrica debe enfrentarse a requisitos aún mayores. Es esencial seguir mejorando la interconexión interna de los mecanismos y operaciones de trabajo para la producción. Los productos planificados están muy vinculados con este tipo de conectividad. La fabricación de la eVito en Vitoria es el primer paso en el futuro totalmente eléctrico y sostenible de Mercedes-Benz Vans. 

Otra mano de pintura.

El pintado también forma parte del proceso de producción. 

 

Al día.

La fábrica española es pionera en innovación y en tecnología punta.    

La Vito se produce en Vitoria desde 1996.  

La planta es uno de los mayores empleadores del País Vasco.     

Totalmente automático.

La tecnología RFID permite identificar y localizar piezas automáticamente y sin contacto, por radio. 

Fotos:

Oliver Roggenbuck

Lorem Ipsum