Apasionados de la L 319: los fans de Mercedes de MB Automobilia.

El español Fran se dedica a localizar y coleccionar reliquias Mercedes-Benz. Él y sus amigos restauran con amor furgonetas clásicas, como la L 319 o la O 319.

El mayor fan de Mercedes de Cantabria.

Cantabria es conocida por el accidentado relieve de sus costas, sus calas de aguas tranquilas y sus frondosas montañas. Allí, en la “España Verde”, vive el ingeniero Fran. Los vecinos lo saludan cordialmente cuando pasa por las sinuosas calles del pueblo en su W 124 250 TD, modelo familiar: todos lo conocen a él y a su coche, y están al tanto de su pasión por coleccionar piezas raras de la marca de la estrella. Ya de niño, a Fran le fascinaban los motores y los coches. Sus primeros intentos de conducir se remontan al año 1980, cuando su padre compró un W 123 300 D. Por aquel entonces, ya circulaba con orgullo en el coche por las calles de su localidad. Con el paso de los años, su entusiasmo se ha convertido en una ferviente pasión. Actualmente, Fran es dueño de una enorme colección cuidada con gran cariño de documentos, placas, estrellas Mercedes y coches en miniatura que comparte a través de las redes sociales con la comunidad de fans de Mercedes de todo el mundo.

En busca de piezas de colección con estrella.

La gran colección de Fran también incluye algunos coches: además de su W 124 250 TD modelo familiar, que ya ha recorrido más de dos millones de kilómetros, tiene también un W 107 500 SCL en perfecto estado, que ha restaurado de forma que puede confundirse con el último 500 SLC Rally de Mercedes-Benz. El experto dice entusiasmado que se siente como Björn Waldegaard circulando por la Costa de Marfil con su coche de carreras en el Rally Bandama de 1980. No obstante, su vehículo preferido es la furgoneta Mercedes-Benz L 319, fabricada entre 1955 y 1968 y de la que tiene un total de siete ejemplares. Fran, como un auténtico cazador, ha ido rastreando las L 319 de manera incansable a partir de anuncios publicados en toda España. Restaurar la mayor cantidad posible de vehículos de culto es el objetivo que se han marcado Fran y sus dos amigos: el mecánico Ramsés y el pintor Manuel. El trío de apasionados fans de Mercedes se ha autodenominado «MB Automobilia».

Pasión de Cantabria.

La restauración de vehículos Mercedes-Benz se ha convertido en el proyecto de toda una vida: el ingeniero Fran dirige, junto con sus dos amigos, Manuel y Ramsés, el proyecto «My Mercedes-Benz Automobilia», en Cantabria, España. El grupo se ha especializado en la restauración de clásicos Mercedes-Benz, como las furgonetas L 319-Vans. En este vídeo, Fran habla sobre su pasión por los clásicos, su amor por los detalles y los desafíos diarios de la restauración.

En busca de piezas de colección con estrella.

La gran colección de Fran también incluye algunos coches: además de su W 124 250 TD modelo familiar, que ya ha recorrido más de dos millones de kilómetros, tiene también un W 107 500 SCL en perfecto estado, que ha restaurado de forma que puede confundirse con el último 500 SLC Rally de Mercedes-Benz. El experto dice entusiasmado que se siente como Björn Waldegaard circulando por la Costa de Marfil con su coche de carreras en el Rally Bandama de 1980. No obstante, su vehículo preferido es la furgoneta Mercedes-Benz L 319, fabricada entre 1955 y 1968 y de la que tiene un total de siete ejemplares. Fran, como un auténtico cazador, ha ido rastreando las L 319 de manera incansable a partir de anuncios publicados en toda España. Restaurar la mayor cantidad posible de vehículos de culto es el objetivo que se han marcado Fran y sus dos amigos: el mecánico Ramsés y el pintor Manuel. El trío de apasionados fans de Mercedes se ha autodenominado «MB Automobilia».

De vez en cuando, Fran hojea sus catálogos históricos.

«Estamos increíblemente orgullosos de todos los vehículos. Son nuestra pequeña pieza de la historia de Mercedes-Benz».

El siguiente proyecto es el «Samba Bus» O 319.

Fran y Manuel son amigos desde la infancia y Ramsés se ha unido a ellos no hace mucho. En su tiempo libre, trabajan juntos en las piezas de colección; no es un trabajo sencillo, pues a muchas de ellas el tiempo les ha pasado factura. Los tres han adquirido su conocimiento especializado en la materia de forma autodidacta, al fin y al cabo, la restauración de un vehículo antiguo requiere habilidades diferentes de las que precisa la reparación de un vehículo nuevo. Además, estos incondicionales fans de Mercedes utilizan exclusivamente piezas originales. Los amigos ya han restaurado con gran dedicación una de las siete L 319 y la han pintado en azul claro y, aunque la furgoneta clásica no se puede conducir, sigue siendo una pieza de gran valor para los entendidos. Su siguiente proyecto es una furgoneta O 319, también conocida como «Samba Bus» que, una vez restaurada, tienen previsto alquilar para celebraciones, como bodas. No obstante, el propósito real de estos amigos no es ganar dinero con los vehículos clásicos, sino disfrutar de esa sensación irrepetible de felicidad que se siente al volver a dar vida con aceite y pintura a vehículos con la estrella

Trabajo en equipo para lograr el éxito.

Los tres amigos de MB Automobilia restauran clásicos Mercedes-Benz en su tiempo libre.

Grandes aficionados de los clásicos de Mercedes.

En la imagen, Manual y Fran inspeccionan una O 319.

Los recambios reacondicionados no son una opción.

Para Fran, no hay distancia que le impida seguirle el rastro a los recambios y vehículos clásicos.

Fotos:

Kind Visuals

Enlaces para explorar más:

MB Automobilia - mymbautomobilia.com, @Facebook

Las transformaciones que se muestran están realizadas por proveedores externos. Mercedes-Benz no ha revisado los proveedores y las transformaciones. Las imágenes no suponen ninguna evaluación del proveedor ni de las transformaciones por parte de Mercedes-Benz.

Lorem Ipsum