Fuego y llamas: platos inspiradores en la barbacoa de carbón de la Mercedes-Benz 508 D.

Directamente de la parrilla al plato, esta es la apuesta del food truck británico MurrayMay's. Para cumplir su sueño, Ewan ‚Murray' y Thecla ‚May' han transformado una Mercedes-Benz 508 D, y lo han hecho prácticamente todo ellos mismos.

Lo regional se conjuga con lo internacional.

Hace un día gris en Bristol, Inglaterra: está lloviendo. La pintoresca ciudad a orillas del río Avon está cubierta de nubes bajas. Pero no hay tiempo para malos pensamientos, porque es jueves y, por tanto, es el día del mercado de Temple Quay, en el corazón del barrio del mismo nombre. Las especialidades locales, la diversidad de platos y las bebidas refrescantes atraen a los vecinos cada semana. Desde hace un tiempo, también participa el MurrayMay’s, un flamante food truck azul con una verdadera barbacoa de carbón que chisporrotea y echa humo. La furgoneta azul brilla en medio del paisaje gris, no solo por su color sino también por el sabor de sus platos: Ewan Murray y Thecla May combinan sus productos británicos de temporada con especias y aromas orientales, y después los asan a la parrilla. Su gran pasión por la comida y algunos viajes lejanos inspiraron a la joven pareja a hacer realidad su profesión soñada, en una Mercedes-Benz 508 D histórica.

De los años de experiencia al espíritu emprendedor.

Echando la vista atrás: Ewan se ganaba la vida como chef, Thecla trabajaba en bares y restaurantes. Juntos querían dar un paso más: un negocio propio. Pero no sería un restaurante, en eso coincidían desde el principio, pues es un negocio muy rígido y demasiado arriesgado. Tras mucho meditar, por fin tuvieron una idea brillante: «Estábamos en Japón pasando el invierno en una estación de esquí», recuerdan ambos. «Cerca de las instalaciones había muchas furgonetas, la mitad cubiertas de nieve, con hornos de leña preciosos. Se nos ocurrió que podríamos aparcar en diferentes lugares y servir comida rica y asequible. Así surgió nuestra idea». Enseguida comenzaron a preguntarse qué furgoneta sería idónea para crear un food truck. «Queríamos un vehículo con carácter, que encajara con nosotros y con nuestra comida», cuenta Ewan. Finalmente, se decantaron por una antigua furgoneta militar, una Mercedes-Benz 508 D, que solo seis meses después ya era suya.

Por rutas desconocidas.

Antes de dedicarse a la cocina, Ewan trabajaba como electricista, por lo que pudieron encargarse de la mayor parte de la transformación ellos mismos. También contaron con la ayuda de amigos: «A principios de enero de 2017, comenzamos a trabajar y, a principios de abril, teníamos reservado nuestro primer evento», cuenta el manitas. «Así que fue un poco estresante, por decirlo suavemente». En primer lugar cambiaron los neumáticos y las baterías, pero pronto pasaron al acondicionamiento propiamente dicho. No había muchas otras furgonetas con una parrilla abierta ni nada similar. La escasez de información y experiencias previas, impidieron a Thecla y Ewan orientarse con ejemplos de otras furgonetas. Por tanto, tuvieron que recurrir a su creatividad para encontrar soluciones propias y, simplemente, ir probando.

Una flamante 508 D azul en Bristol, aquí viene MurrayMay‘s.

La planificación supuso buena parte del tiempo: «Ewan tiene mucha experiencia como cocinero en una cocina pequeña», dice Thecla. «Cuando se planteó cómo íbamos a cocinar, esa experiencia le ayudó mucho a diseñar el interior». Midieron, documentaron y planificaron cada rincón y cada detalle para después instalar el equipo idóneo. Pero antes, había que pintar la furgoneta, a la que ambos llaman «Nessie» cariñosamente. «La elección del color fue increíblemente difícil. No parábamos de cambiar de opinión», cuenta Thecla riendo. «Finalmente se la encargamos a un taller de pintura de Yate con unos trabajadores muy talentosos. Trabajan con mucho mimo. Quedamos encantados con el resultado».

La adaptación.

Después de tres semanas, y con la carrocería pintada en azul brillante, pudieron comenzar con el trabajo más complicado. El primer paso: retirar completamente el equipamiento interior. Al tener una verdadera barbacoa de carbón en la furgoneta, era imprescindible instalar una pared divisora ignífuga. Esta se complementó con una pared adicional de acero inoxidable. Sobre el antiguo conducto de ventilación se instaló un potente extractor de aire y, después, la pieza central del equipamiento: sobre una mesa inoxidable, montaron una parrilla de fabricación turca que se extiende por toda la pared divisoria. Ya solo faltaban la tecnología, los aislamientos y los revestimientos, para los que Thecla y Ewan optaron por utilizar PVC lavable por motivos de higiene. Después, llegó la hora de los trabajos de precisión. Tras instalar las mesas de trabajo y un fregadero, se recubrió en cobre el mostrador, convirtiéndolo en un elemento muy atractivo. Tras montar diversas tuberías y un depósito de agua de tamaño suficiente, fue posible instalar el frigorífico y algunas estanterías. El sueño de un food truck propio se había hecho realidad.

Todo un éxito.

«Queríamos un vehículo con carácter, que encajara con nosotros y con nuestra comida».

Orgullo por la creación propia.

«Algunos pensaron que estábamos locos, pero todo ha salido bien», dice Ewan con orgullo. Ambos recuerdan con agrado su primer evento, al que acudieron nada más finalizar la adaptación, y fue justo aquí, en el mercado de Temple Quay de Bristol. «Aunque nos encanta la agitación y la diversidad de los festivales, los mercados locales son nuestros eventos favoritos», aseguran Thecla y Ewan. «Hay un ambiente estupendo entre los vendedores y nos gusta conocer a nuestros clientes». Las dudas iniciales de los jóvenes empresarios sobre si realmente podrían ganarse la vida con este modelo de negocio se disiparon muy pronto: «Al ver a la gente delante de la furgoneta y constatar la gran acogida que dan a nuestra comida y a nuestra atención», dicen entusiasmados, «nos quedó claro que lo que hemos creado ha merecido la pena».

Nuevas rutas.

Thecla y Ewan dieron un paso más allá: crearon su propio negocio.

Delicias del food truck.

La barra frontal del food truck recubierta en cobre atrae todas las miradas, y es perfecta como mostrador.

Una nueva mano de pintura para la 508 D. 

Encontraron su Mercedes-Benz 508 D, un antiguo vehículo militar holandés, en Ebay.    

Un gran cambio.

Lo que es capaz de conseguir el color.

Fotos:

Ewan Murray y Thecla May

Enlaces para explorar más:

Murray May´s - www.murraymays.co.uk, @Facebook

Las transformaciones que se muestran están realizadas por proveedores externos. Mercedes-Benz no ha revisado los proveedores y las transformaciones. Las imágenes no suponen ninguna evaluación del proveedor ni de las transformaciones por parte de Mercedes-Benz.

Lorem Ipsum