Ayudan a que el conductor tenga la mejor visibilidad.

Ajustables cómodamente con visión clara también cuando hace frío.

Los retrovisores exteriores en el lado del acompañante y del conductor son calefactables y ajustables de forma eléctrica. Permiten ajustar los retrovisores exteriores con rapidez y comodidad, por ejemplo, tras un cambio de conductor. Otra característica es la calefacción del retrovisor, que impide que retrovisor exterior se empañe o se congele. Se activa con el motor en marcha junto con la calefacción de la luneta trasera. El manejo eléctrico de los retrovisores exteriores se realiza con un botón giratorio en el apoyabrazos de la puerta del conductor.