Conducción ingeniosa para ahorrar combustible.

Optimización de la eficiencia mediante el comportamiento de marcha.

Con su estilo de conducción personal puede reducir considerablemente el consumo de combustible de su vehículo y, por tanto, reducir la carga medioambiental.

A continuación le ofrecemos algunos consejos para una conducción que ahorre combustible: 

  • Conduzca de manera preventiva y evite, siempre que sea posible, aceleraciones y frenadas fuertes; esto puede evitar, además, que se formen retenciones.
  • Evite el arranque en frío y los trayectos cortos, ya que es al inicio del trayecto cuando el motor consume más combustible.
  • Aumente de marcha con antelación y reduzca con retardo, o bien, seleccione el programa de conducción «ECO» en caso de cambio automático.
  • Controle siempre la presión de los neumáticos, ya que una presión baja incrementa el consumo de combustible.
  • Facilite el funcionamiento del aire acondicionado, por ejemplo, arrancando con las ventanillas abiertas en días cálidos para reducir un poco la temperatura del habitáculo.
  • No cargue lastre innecesario, ya que cada kilogramo que transporta en el espacio de carga supone una cantidad adicional de combustible.