Leasing con cuota reducida.

Flexibilidad financiera y atractivas condiciones de leasing.

Este producto conjuga todas las ventajas del leasing clásico con el pago de una cuota final. Al finalizar el contrato, el vehículo pasa a ser de su propiedad. Esto significa: cuotas bajas de leasing y disponibilidad libre de los recursos propios. Al fin del plazo del contrato adquiere usted el vehículo abonando la cuota final convenida. Es decir, puede adquirir su vehículo preferido, abonando cuotas reducidas y deducibles de los impuestos.

La cuota mensual se calcula a partir del pago inicial, la duración del contrato, el kilometraje y el valor residual esperado del vehículo. El vehículo es propiedad de Mercedes-Benz. Una vez finalizado el contrato de leasing, puede usted devolverlo al concesionario Mercedes-Benz.