Duro por fuera, duro por dentro. Una nueva definición de un camión robusto.

El Arocs. Un camión que cumple el único baremo válido bajo condiciones difíciles de trabajo: la práctica.

Desde las tractoras y los camiones rígidos hasta las hormigoneras o los volquetes pesados: el Arocs, tanto en ejecución para carretera como con tracción integral, es un vehículo especialmente robusto y resistente, para cualquier desafío en el transporte para la construcción.

La concepción robusta y la capacidad de carga del Arocs se reflejan también en el diseño de las cabinas. Se fabrican utilizando exclusivamente chapas galvanizadas, y ostentan además un diseño atlético y poderoso. La estructura sólida y resistente del vehículo se revela también ahí donde la robustez no se aprecia a primera vista. Los componentes del tren de rodaje y la suspensión optimizados para el transporte en el ramo de la construcción y dos bastidores de gran estabilidad y dimensionamiento específico avalan la fiabilidad del Arocs, por difíciles que se pongan las cosas. Esto se debe también a la cadena cinemática, dimensionada para soportar cargas elevadas, con el cambio automático Mercedes PowerShift 3 de serie. Todos los componentes de propulsión están perfectamente armonizados entre sí y se distinguen por su fiabilidad. Otro atributo importante del Arocs que le permite desplazarse sin problemas por taludes y rampas es su generosa altura libre sobre el suelo. Como puede ver, el Arocs está en condiciones de afrontar cualquier desafío.