Una nueva fuerza para su empresa.

En la construcción no es suficiente que un vehículo disponga de enormes reservas de potencia: tiene que poder desarrollarla en cualquier situación. El Arocs convence en ambos criterios. Día tras día y en cualquier aplicación en el sector de la construcción.

El nuevo Arocs puede afrontar con confianza cualquier situación de transporte. Esto se debe, en primer lugar, a los robustos y potentes motores Euro VI equipados de serie, al nuevo cambio automático Mercedes PowerShift 3 y a la nueva estructura del bastidor y la suspensión, sin igual en su segmento.

Todos los componentes de la cadena cinemática se producen en las plantas de Mercedes-Benz y están dimensionados para poder soportar los esfuerzos particularmente elevados en la construcción. El control inteligente de los componentes, el elevado par motor de los propulsores y los cambios de relación extremadamente rápidos de Mercedes PowerShift 3 aseguran que el conductor disponga de más reservas de fuerza que hasta ahora.

El equipo de propulsión, el tren de rodaje, la suspensión y el bastidor configuran una unidad compenetrada que asegura la mejor tracción y una buena maniobrabilidad. A esto se une un dimensionamiento conforme con el uso específico de cada Arocs, sea en carretera, sea para el suministro a obra o para terrenos no compactados.

En pocas palabras: la armoniosa combinación de propulsión y estructura portante asegura que la enorme fuerza del Arocs se convierta en una prestación y esté a su disposición siempre que sea necesaria.